• Cristobal Matute

Consejos prácticos para comenzar a ahorrar

Empecemos por afirmar lo siguiente: ahorrar es un hábito. Y al igual que cualquier hábito, puede ser adquirido gracias a la disciplina y la constancia. Generalmente se lo asocia al dinero, pero puede aplicarse al uso de todo tipo de recursos.


En este punto es importante hacer otra afirmación: ser ahorrativo no significa ser tacaño. Una persona ahorrativa es una persona prudente que hace uso de lo necesario, a pesar que los recursos son abundantes, con el fin de asegurar su disponibilidad en futuros momentos de escasez.


Y, aunque es común escuchar frases como “no puedo ahorrar porque no me alcanza el dinero”, la realidad es otra; ahorrar es posible porque no depende de cantidades. A continuación, te dejo tres consejos prácticos para desarrollar el hábito del ahorro.


1. Fija una cantidad simbólica con una frecuencia corta


La principal condición para poder ahorrar es que tus ingresos cubran tus necesidades básicas. Para ello, tendrás que hacer un presupuesto en donde detallarás tus ingresos y también todos tus gastos. Diferéncialos entre gastos básicos y no básicos. Tus ingresos deberán ser superiores a tus gastos básicos.


Siempre gastamos de más en algo. Identifica esos gastos innecesarios que puedes reducir. Una vez que tengas claros tus ingresos y gastos, podrás definir una cantidad para el ahorro. No importa si es poco, lo importante es iniciar.


Lo siguiente es definir la frecuencia. La recomendación es que lo hagas con frecuencia semanal al menos los primeros 3 meses. Luego podrás cambiarlo a una frecuencia quincenal o mensual.


Por último, cuando se haya vuelto un hábito en tus finanzas, cambia la cantidad por una más alta. Lo mínimo recomendado es que el ahorro represente el 10% de tus ingresos. Lo apropiado es que supere el 20%.


2. Automatiza tu ahorro


Busca servicios financieros que te faciliten la vida. En la actualidad, contamos con muchos instrumentos financieros a nuestro alcance gracias a la tecnología. El mejor servicio para iniciar en el ahorro se llama ahorro programado.


Para acceder debes darle la autorización a tu banco de debitar de tu cuenta una cantidad de dinero en un día específico de cada mes. También le dirás durante cuánto tiempo deseas el servicio. En la mayoría de casos podrás hacerlo en plazos superiores a los tres meses.


Al final del tiempo pactado, el banco liberará los fondos y te acreditará intereses a tu favor. Una ventaja es que el dinero no se encuentra congelado, es decir, en caso de ser necesario puedes acceder a estos fondos de inmediato.


Para conocer la tasa que te pagarán debes ir a las páginas de las entidades financieras. La mayoría de bancos e incluso cooperativas brindan este servicio.


3. Ahorra con propósito


Mantenerse motivado y comprometido con el ahorro es la parte más difícil. Por eso la sugerencia es que ahorres siempre con un propósito en mente. Puedes hacerlo con el fin de acumular tu fondo de emergencia, reunir para cubrir la entrada de un auto, pagar la próxima matrícula de la escuela de tus hijos, etc.


Con el paso del tiempo verás que cada mes estás más cerca de tu meta. Esa será la razón para no desistir y mantener la disciplina y constancia.


Recuerda que no se trata de guardar por simplemente ver más dinero en la cuenta. Se trata de aprovechar tus recursos para alcanzar tus objetivos personales, familiares y profesionales. Controla tus gastos constantemente, pero sin caer en la obsesión. Ser austero no significa ser tacaño.


Ahora es tu turno de poner en práctica estos consejos. La constancia será necesaria para convertir al ahorro en uno de tus hábitos. Pero, lo más importante es comenzar.


Si necesitas ayuda en alguno de tus pasos, no dudes en contactarnos. Con gusto daremos respuesta a tus dudas.



Síguenos en nuestras redes y mantente al día de todas nuestras publicaciones.

Money Invest Now | Instagram

Money Invest Ec | LinkedIn


Entradas Recientes

Ver todo