• Cristobal Matute

Lecciones financieras que nos deja la pandemia

Actualizado: may 14

Los estragos causados por la pandemia del nuevo coronavirus no se limitan al área de la salud. Hemos visto como las cuarentenas y la disminución del contacto entre personas han impactado en la economía mundial.


Sin embargo, las buenas noticias comienzan a llegar. La vacuna contra el covid-19 es una realidad y la economía parece despertar lentamente. Poco a poco nos contagiamos de positivismo y creemos que la situación actual puede cambiar para bien.


Por ello, es buen momento para rescatar lo positivo y convertir en aprendizaje lo vivido en los últimos meses. A continuación, te comparto las 3 enseñanzas financieras más importantes que nos ha dejado la pandemia.


1. Tener un fondo para emergencias


Las emergencias no avisan, solo llegan. Esta es una frase repetida hasta el cansancio. Y recobró sentido durante el 2020 cuando personas que conocemos comenzaron a batallar con los síntomas y complicaciones del covid-19.


En otros casos, las complicaciones no fueron médicas. Se cerraron negocios, se perdieron trabajos y los ingresos de los hogares se vieron reducidos. Nadie lo esperaba, pero así son las emergencias.


Si has recuperado tus ingresos o no fuiste parte de los afectados, debes comenzar el día de hoy a reunir ese fondo que te ayudará a sobrellevar situaciones difíciles como la enfermedad de un miembro de la casa o la pérdida del ingreso.


¿Cómo se hace? Separa al menos una cantidad que sume tres veces tus gastos mensuales. Para acumularla puedes usar los ahorros programados que brindan los bancos y muchas cooperativas. Si ya has acumulado esa cantidad, inviértela en una póliza o certificado a plazo y úsala solo para emergencias.


2. Mantener coberturas de salud y de vida


Más vale tener un seguro y no necesitarlo, que necesitarlo y no tenerlo. Esta es otra frase muy conocida. Sin embargo, contratar un seguro es visto por muchos como un gasto innecesario. Eso cambia cuando alguien en la casa sufre alguna enfermedad.


Asegúrate que todas las personas en casa cuenten con una cobertura médica. Esta puede ser la seguridad social, el seguro privado del trabajo o una póliza propia.


Si todos en tu casa cuentan solamente con la cobertura de la seguridad social, revisa tu presupuesto y, si es posible, contrata una cobertura privada complementaria. Las coberturas específicas para enfermedades catastróficas también son un buen complemento.


Los seguros de vida también deben estar presentes en la planificación de las familias. Si cumples una de las siguientes condiciones, estás en la obligación de tener un seguro de vida:

  • Eres una de las personas que provee ingresos al hogar

  • Tienes dependientes a tu cargo

  • Eres dueño de un negocio o empresa

  • Tienes deudas no bancarias

3. Buscar varias fuentes de ingresos


No pongas todos los huevos en la misma canasta. Una frase muy antigua al igual que popular. La pandemia nos mostró cuan vulnerables somos cuando nuestros ingresos provienen de una sola fuente.


Piensa en las habilidades que tienes. Luego piensa en como puedes ponerlas a disposición de otras personas como un servicio. Organiza tu tiempo. Separa un espacio para capacitarte o para emprender.


También puedes usar tus ahorros para invertir en instrumentos financieros, en el mercado de valores o en comprar activos que trabajen para ti. Por ejemplo, puedes construir un piso en tu casa y rentarlo o comprar un vehículo y ponerlo a trabajar en alguna plataforma.


Lo importante es que uses una parte de tu tiempo y de tu dinero para ejecutar un plan que te permita generar ingresos adicionales a tu trabajo o actividad principal.



Las consecuencias de la pandemia no serán las últimas emergencias que viviremos. Nuestra responsabilidad es aprender de lo pasado, corregir donde es necesario y prepararnos para ganar las futuras batallas.



Síguenos en nuestras redes y mantente al día de todas nuestras publicaciones.

Money Invest Now | Instagram

Money Invest Ec | LinkedIn

Entradas Recientes

Ver todo